Skip to content

Aquí tienes mi sofá (o los viajes P2P)

marzo 30, 2009

Un buen amigo me ha hablado de una nueva iniciativa realmente interesante:  CouchSurfing.

La navegación por los sofás no es otra cosa que una inteligente forma de viajar: una red de viajeros que pone a disposición de la comunidad su “sofá” en el que hospedar a otros miembros de la misma.

Es un ejemplo extremo de la sociedad de la colaboración: yo comparto lo que tengo y aprovecho lo que tienen los demás. Y, lo mejor (o lo diferente), es que el dinero no es quién gobierna la transacción.

El movimiento está teniendo una gran acogida: según wikipedia, en julio de 2008 había 600.000 miembros activos en 231 países. En marzo de 2009 se ha alcanzado 1 millón de coachsurfers.

Cuando todavía algunos demonizan los peligros de Internet y del aislamiento social que puede crear la red, continuamente no dejan de aparecer servicios que se sitúan en el otro extremo de la balanza: potencian la comunicación y permiten que conozcamos a otros con gustos e intereses afines a los nuestros.

En estos tiempos de cambio que estamos viviendo, la denominada web 2.0 nos sorprende a diario con ejemplos de estas características; lo más importante es ver cómo se amplifican las posibilidades de colaborar entre todos (como lo denomina Don Tapscott, peer production o colaboración entre iguales) y cómo se modfican los esquemas tradicionales gracias a las peculiares características de Internet.

Este tipo de servicios se basan en algo cada día más buscado y demandado: la confianza. Los responsables de CouchSurfing han dispuesto diferentes niveles de seguridad y verificación de los usuarios  para garantizar el buen uso de la comunidad de viajeros. Pero lo más importante es lo que digan los demás de nosotros: como huéspedes o como anfitriones, sin necesidad de que un juez externo diga quién es bueno y quién no.

De CouhSurfing me ha llamado la atención el altruismo de los creadores, ya que, de momento, el servicio no tiene ánimo de lucro. Desde luego que, con 1 millón de usuarios, podrían encontrar esquemas para monetizarlo (y podría seguir siendo igual de admirable).

¿Alguien nos cuenta su experiencia?

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. Javier Vila Ferrero permalink
    marzo 31, 2009 10:54 pm

    Pues nada, ya que me citas en el artículo Manuel, contaré mi experiencia.

    Llevo años pensando que debería de existir algo así, y resulta que ya lo había! Hace poco tiempo que me di de alta en la página, en principio, con la intención de viajar “gratis” por el mundo, bueno, no solo gratis, sino recibiendo mucho a cambio, a la vez que puedes ayudar a gente a que visite tu ciudad y tu región (tú eliges el grado en el que te implicas).

    Estoy acostumbrado a viajar solo y siempre las experiencias más gratificantes han sido los contactos y encuentros con los “autóctonos”. Ahora ya no es necesario caer en un aburrido y solitario hotel viajando solo, sino que hay miles (exactamente 1 millón ahora mismo) de personas dispuestas a alojarte en su casa, o a quedar contigo para enseñarte su ciudad, llevarte de fiesta con sus amig@s, o simplemente tomar un café para charlar con ciudadanos del mundo.

    Hasta aquí suena bastante bien, pero hasta ahora solo he hecho de host, y no de guest, y os puedo decir que todas las experiencias han sido fantásticas. De momento se han quedado en mi couch dos finlandesas, una canadiense y una rusa. Todo mujeres, sí, pero prometo que ha sido coincidencia. Una de las directrices que tiene couchsurfing que me gustó realmente es “a ver señores, esto no es una página de ligar, es una comunidad de viajeros, por favor, si lo que quieres es ligar utiliza una de las miles de páginas de internet creadas para ello”.

    Tú eliges a quién admites en casa, pero claro, antes puedes ver todas sus referencias de otros viajeros, con lo cual la garantía de éxito es muy elevada, tanto para acoger como para ir. Al fin y al cabo todos hemos ido a un bed&breakfast alguna vez, no? y eso es meterte en casa de alguien del que realmente no tienes ninguna referencia.

    A mi últimamente me costaba encontrar a gente que “me aportase” cosas nuevas e interesantes en la vida. Y ahora tengo la opción de conocer a mucha gente que sólo me cuenta cosas interesantes: viajes por el mundo, nuevas formas de entender la vida, otras religiones…

    En fin, hasta el momento, apasionante experiencia, viva la web 2.0!!!! y muchas gracias a Couchsurfing!!

Trackbacks

  1. Couchsurfing: Un millón de sofás a tu disposición
  2. Aquí tienes mi dinero (o los préstamos P2P) « Sociedad de la Colaboración

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: